Acercamiento Primigenio

12 12 2008


Anuncios




Arte/Ciencia

11 12 2008

Haz click en el audio y escucharás los primeros párrafos del texto.

“La imaginación creadora en la Ciencia y el Arte”, Marco Antonio Allendes.

37 38 39 40

41 42 43 41Portada 1980

La Revista Atenea fue creada por un grupo de investigadores y profesores de la Universidad de Concepción. En abril de 1924 apareció la primera edición de Atenea, con el subtítulo “Revista Mensual de Ciencias, Letras y Bellas Artes”.

Este medio ha permitido presentar el pensamiento y la obra de intelectuales, políticos, artistas y académicos. Fue concebido como un espacio autónomo, integral y exponente de todas las áreas que conforman la cultura: las ciencias, arte y literatura.

Fuente: Memoriachilena





El color perceptual

10 12 2008

 Los extractos que aparecen en el video fueron sacados del artículo “Percepción del color en el hombre y en la paloma”, por Carlos Martinoya y Susana Bloch. Esta investigación fue presentada en la Sociedad Chilena de Oftalmología el 25 de junio de 1971. 

43 44 45 46 47

49 50 51 52 53

 

 





Búsqueda

9 12 2008

Es octubre en Santiago y la ciudad arde. Cada rayo de sol cae furioso sobre la piel, quemando y deshidratando sin piedad. La micro me dejó justo en mi destino, sólo caminé unos cuantos metros y encontré un imponente edificio gris, antiguo y majestuoso: era la Escuela de Física de la Universidad de Chile.

El lugar, aparte de frío y oscuro, no tenía ningún lugar de convivencia. Había un par de bancas donde unos chicos resolvían algún problema matemático como si fuera una discusión de vida o muerte. Busqué la escalera y subí hasta donde se suponía que estaba la persona que me podría ayudar. En el camino me crucé con personas a las que no miré, una mujer, al parecer profesora, subía con un manojo impresionante de papeles y de reojo observé las antiguas aulas en las que se podía ver a uno que otro estudiante. Cuando llegué al tercer piso encontré un papel que decía: mampara en mal estado. Bajar fue la única solución. Después de seguir las instrucciones de un guardia, crucé otra mampara en la que sólo se podía ver un enorme mesón con papeles encima. Me acerqué y vi a una mujer que revisaba no sé que en su escritorio. Traté de captar su atención sin hablar, pero fue imposible. La saludé y le conté la historia. Buscaba a algún profesor, directivo o persona que hubiese conocido a Carlos Martinoya. Le expliqué que él había sido uno de los fundadores de la Escuela y que estabamos haciendo una investigación sobre su vida y obra. Me miraba fijamente y después de mi explicación bajó sus ojos al suelo y pareció pensar. Pasó más de un minuto para que la señora emitiera alguna palabra, mientras, yo miraba los papeles del mesón. Eran pruebas donde figuraban enormes unos escritos con lápiz azul. Balbuceante, me dijo que fuera donde otra mujer al tercer piso. Volví a subir. Esta oficina era clara, ordenada y lo único que había arriba de su escritorio era una agenda en la que no figuraban muchos recordatorios. La señora se acomodaba su cabellera risada y negra mientras escuchaba la historia de Martinoya y la investigación. No dejaba de sonreír y parecía estar pensando cómo ayudarme mientras continuaba con mi relato. Me explicó que había oído hablar de él, pero que no sabía nada, pues sólo trabajaba allí hace seis años Pensó y me recomendó hablar con Patricio Martens, uno de los más veteranos de la Facultad, pues los otros académicos eran jóvenes. Se dirigió a su computador que estaba en la esquina de su oficina y consultó el horario. Comprobó que el profesor no hacía clases los jueves, por lo que era de suponer que no se encontraba. Sin embargo, llamó a otro lugar para saber si se encontraba, pero no. Biblioteca Me dijo que él venía los lunes y que le mandara un correo electrónico, además anotaría mis datos para contarle sobre el asunto. Buscó en su agenda el día lunes 03 de noviembre y escribió pacientemente: Carlos Martinolla. Le precisé que se escribía con “y” e hizo una improvisada letra encima de donde había estampado la doble ele. Agradecí su atención y me retiré rumbo a la Biblioteca Central de Ingeniería.

Bajé hasta el patio y me encontré con una enorme estructura de metal. Era el acelerador de partículas, proyecto en el que participó Martinoya y que había sido inaugurado por el rector Juan Gómez Millas. Saqué la cámara y lo retraté en unas cuatro o cinco fotos. La estructura es grande, debe medir unos diez metros y está oxidado en algunas partes. Parece un monumento dadaísta, pero es un invento de los físicos.

 

Después pregunté a un joven dónde estaba la biblioteca. Buscaba la tesis con la que Martinoya se graduó de Ingeniero en 1945: Urbanización de la Población Lorenzo Larenas. Es un libro antiguo, escrito a maquina, tiene cálculos y anotaciones con su propia letra. Fue como una aparición.

Acelerador de particulas Placa Acelerador Tesis Martinoya Tesis Martinoya

Además, necesitaba la tesis de la que Carlos Martinoya había sido profesor guía. Se llamaba “Método teórico para la determinación del código de proteínas” realizada por Raúl Goldschmidt Vasen. Estaba en un estante muy superior a mi estatura, por lo que tomé una silla con tapiz y mirando hacia los lados, para que nadie me viera que la pisaba, me subí. Era un libro largo y delgado. Me senté cerca de una ventana con mucha luz, pues la idea era fotografiar los documentos.

 

La tesis de Carlos Martinoya se trataba de un proyecto de urbanización de la población Lorenzo Arenas de Talcahuano. En ese lugar no existían los servicios sanitarios básicos y su proyecto era sobre qué hacer, cómo y cuánto costaban las instalaciones, llegando incluso a tener que confeccionar un presupuesto. La tesis fue hecha en 1945 y se nota el paso del tiempo, como también la escasa consultoría que ha tenido. En ella se pueden encontrar cálculos y gráficos realizados con su puño y letra, por supuesto, inentendibles para una estudiante de periodismo.

 

 

De la tesis en la que fue profesor guía se propone un procedimiento para establecer cómo es posible determinar el código de una proteína. El estudiante de antaño reconoce el apoyo prestado por José Tohá y Carlos Martinoya en la realización de este trabajo. Después de unas cuántas fotografías, los libros volvieron a su lugar y yo a soportar el implacable calor de primaveral.

Tesis Martinoya Tesis Raúl Goldschmidt Tesis Raúl Goldschmidt





La Luz Polarizada

7 12 2008


Artículo de Carlos Martinoya y Nahum Joël publicado en la primera edición de la prestigiosa REVISTA LEONARDO dedicada al arte, la ciencia y la tecnología.

Descarga su traducción al castellano: abstractoscopio-cromatico





Abstractoscopio Cromático

6 12 2008

 Noticia Martinoya

El diario “La Nación” publica el 1 de diciembre de 1960 un artículo sobre el Abstrastoscopio Cromático, el cual formaría parte de la Feria de Artes Plásticas en el Parque Forestal.

“Ciencia y arte están intimamente ligados, de un lado la estética y la imaginación desempeñan un papel importante en el desarrollo de la ciencia, y por el otro lado, la comprensión de las fenómenos naturales (como el que da base a nuestro abstrastoscopio), ayuda a disfrutar mejor las obras de arte” Nahum Joel.
 
       1 21
Fuente: Periódicos y microformatos, Biblioteca Nacional




Martinoya

6 12 2008

 

Martinoya y sus hijas

Escucha el primer acercamiento a la historia de Martinoya…